La cerveza: una bebida que tiene sus orígenes en el género femenino

Fuente: El Heraldo de México

La cerveza es una bebida con una historia interesante en su origen ya que gracias a al género femenino muchos pueden disfrutarlo. Pero quien se le considera como  la santa patrona de esta bebida es Benedictina  Hildegard von Bingen. En el siglo XI, la monja Benedictina  fue una mística herbalista que introdujo el ingrediente para dar un sabor amargo y preservar la cerveza por más tiempo que fue el lúpulo.

En la antigua Sumeria, hoy territorio de Irán, en el año 2 mil a.C. existen registros en dónde las mujeres eran las responsables de preparar esta bebida que brindaba frescura y energía a los hombres constructores de aquella civilización.  Las mujeres producían todo tipo de cerveza, blanca, negra y roja a base de trigo. En el caso de la cultura griega, prefería el vino, debido a su cultura machista. Por parte de  Egipto, los esclavos y el Faraón la bebían sin diferencia alguna, algunos salarios eran pagados con cerveza y posteriormente fue llevada a los territorios de Palestina e India.

En las sociedades vikingas también producían cerveza las mujeres, debido a los climas de las regiones en las que habitaban, contenía ingredientes más exóticos como el enebro, cornezuelo (alucinógeno), beleño y cicuta. Algunos efectos psicodélicos estimulaban la imaginación, algunos nombres de la bebida eran Volva o volur. Las mujeres vikingas inventaron el concepto de bragg, que significaba que podían ver el futuro estando bajo la influencia de las variantes cerveceras. 

Con el paso del tiempo en toda Europa se propagó la cerveza, a las mujeres que hacían mala cerveza eran castigadas y creían que eran arrastradas al infierno por no preparaban correctamente dicha bebida. Las mujeres encargadas de preparar la cerveza vestían un sombrero puntiagudo y utilizaban un cazo dónde preparaban la bebida, este peculiar atuendo las distinguía como mujeres empresarias en el siglo XIV, aunque en ocasiones se les relacionaba con la imagen de  las brújulas por el atuendo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *