Piratería de libros sigue en aumento en México

En 2019 entre 41 y 44 por ciento en consumos de impresos tiene que ver con productos piratas.

Fuente: Milenio

El año pasado el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial IMPI generó una serie de encuestas que arrojaron que entre 41 y 44% el consumo de impresos tiene que ver con productos piratas.  Y en medios digitales ha aumentado más, llegando a un 48%.  De acuerdo a las declaraciones de Quetzalli de la Concha, presidenta del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro), las cifras reflejan que “casi la mitad del trabajo de los editores, de los diseñadores, de los libreros y, muy importante, de los autores mexicanos, se lo está robando la delincuencia organizada”.

Así mismo declaro, “es muy preocupante, porque cuando veo a una persona en la vía pública vendiendo libros, esa persona no es quien imprime, ni quien distribuye los libros: es el último eslabón de la cadena ilegal de venta del libro apócrifo: el problema es que quien invierte dinero y obtiene ganancias de esto es la delincuencia organizada.

Quetzalli de la Concha también recordó que en México no hay una sola editorial que le distribuya al mercado informal. No obstante al momento de hacer operativos en distintas bodegas se llegan a asegurar hasta 70 toneladas de libros apócrifos. Por lo que en la actualidad hace falta un mayor apoyo de las autoridades, ya que en las diferentes administraciones ha hecho falta la sensibilidad respecto al problema.

De igual forma comento  que en temporada escolar, las calles del Centro se encuentran  tapizadas con libros pirata de educación básica. Pero desde el año 2014 en adelante el problema ha ido en aumento. Por lo que, para tomar mayores acciones contundentes se creó la campaña Punto Final a la Piratería, donde unieron esfuerzos la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), la Asociación de Librerías de México (Almac) y el CeMPpro.