Buenos Aires regresa a las escuelas, después de ocho meses cerradas

“Antes de noviembre vamos a tener todas las escuelas abiertas en la ciudad”, mencionó Acuña, Ministra de Educación.

Infobae

Este martes, los estudiantes del último año de escuelas técnicas fueron los primeros en retornar a las aulas. Esta acción forma parte de un plan progresivo para volver a la normalidad a pesar que los contagios aumentan.

“Después de 213 días de tener las puertas de las escuelas cerradas logramos abrirlas para los últimos años de la escuela secundaria y primaria”, dijo Soledad Acuña, ministra de Educación de la capital argentina al reabrir la escuela pública técnica número 35. “Hay 70.000 chicos entre gestión estatal y privada que van a poder volver a cursar en espacios de presencialidad que van a complementar a los espacios de virtualidad”.

El ciclo lectivo había comenzado a principios de marzo, sin embargo, se suspendió pocos días antes que el gobierno de Alberto Fernández decretara el 20 de marzo la cuarentena aún vigente.

Argentina figura sexto entre los países más afectados por coronavirus con más de 900.000 contagios y 24.100 muertos.

San Juan fue la primera provincia en retomar las clases en agosto, y, poco a poco se sumaron otras provincias. En el caso de la capital, el regreso a los salones fue motivo de arduas negociaciones entre el gobierno peronista de Fernández y el alcalde Horacio Rodríguez Larreta, que pertenece a la coalición con la que gobernó el expresidente conservador Mauricio Macri (2015-2019).

Algunos sindicatos de docentes se opusieron a las clases presenciales por temor a contagios. Por protocolo de la ciudad, aquellos que asistieron este martes fueron sometidos a exámenes serológicos.

En una primera etapa, regresaron los alumnos de sexto año de las escuelas técnicas, a los que se sumarán próximamente estudiantes del último año de escuelas medias y en una tercera etapa los cursantes del último grado del ciclo primario. La asistencia a las escuelas es voluntaria.

En la puerta de la escuela técnica 27, los estudiantes fueron recibidos este martes por personal que les tomó la temperatura, les dio alcohol en gel y una máscara para usarla durante su estadía en la escuela.

Las clases se dictaron en el patio de la escuela en grupos de no más de ocho alumnos y un docente frente a una pizarra.

Cada institución debe contar con un espacio para el aislamiento de un caso sospechoso de coronavirus, mientras, en el caso de un positivo se suspenderá al grupo al que pertenece estudiante o docente afectado.

Los establecimientos de gestión privada pueden sumarse a esta iniciativa para los mismos años y grados.

La ministra Acuña adelantó que “antes de noviembre vamos a tener todas las escuelas abiertas en la ciudad”.