Feministas piden a AMLO tomar clases de género para evitar dichos perjudiciales

Forbes

 Aumenta la tensión entre las autoridades mexicanas y el fuerte movimiento feminista de la capital del país por la actuación policial en las manifestaciones de los últimos días por el aborto y la ocupación de una sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que lleva un mes tomada por madres de víctimas de feminicidios.

“No hay agresión sin respuesta, y eso les debe quedar claro”, dijo este miércoles a EFE una de las participantes en la ocupación de la CNDH. “Si tocan a una, van a responder todas y si tenemos que dar el cuerpo lo voy a dar por mis hermanas, y si tengo que dar la vida la voy a dar también”, añadió una de sus compañeras.

El pasado domingo, centenares de policías, en su gran mayoría mujeres, rodearon a un grupo de feministas durante la marcha a favor de la legalización del aborto en todo el país y se dieron enfrentamientos que terminaron en golpes e incluso muchas de las presentes aseguraron haber sido rociadas con gas lacrimógeno, algo que las autoridades negaron.

La jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, expresó este miércoles que las policías trataron de contener la marcha feminista para evitar que llegaran a la céntrica plaza del Zócalo porque ahí se encuentra un campamento del movimiento ultraconservador Frente Nacional Anti Andrés Manuel López Obrador (Frena) con el que podría haber conflictos.

Además, la alcaldesa mostró un video en el que las manifestantes llamaban “gata” (vulgar) a algunas de las policías, lo que calificó como “clasismo”.